Moje hlavní stránka

Posts tagged “Vánočka

Crónica de una navidad checo-peruana

Video not available

No hay Toribianitos, no hay pavo, no hay chocolate caliente para taza tipo Cuzco ni el estruendoso sonido de los “cuetes” reventando sin parar, llenando de pólvora hasta el último de mis cilios.

No hay algún Plaza Vea atendiendo las 24 horas por el crecimiento de la demanda, no ves a la gente rajando de lo misio que es el regalo que está comprando el huevón de al lado, de cómo la chica viendo los trapos de liquidación de temporada se puede poner encima ese color, de qué falta de clase y de cómo se nota que hay plata en el Perú y que a veces la democracia en este (o ese) país es mucha.

No veré a las figuras de Al Fondo Hay Sitio, Combate o Esto es Guerra desfilando con motivos navideños por las señales que transmiten su señal por el espectro radioeléctrico peruano, no podré ver las diferentes ediciones especiales de panetones, aunque debo decir que he visto unos comerciales que me han dejado bastante pensativo, ver los siguientes:

Video not available

Video not available

No podré comprar mi panetón de Melcochita o mi CD navideño de Diego Dibós y Anna Carina Copello, ni chispitas mariposa, cuetecillos, arrancadores, silbadores ni cuetones, aunque esos puedo comprarlos aquí en Praga sin problemas para año nuevo, hasta en Makro los venden, pero vamos a circunscribirnos a la fiesta navideña.

Las fiestas navideñas en la República Checa son algo distintas a las peruanas, aunque no extremadamente distintas. Acá también ponen lucecitas y árboles de navidad, aunque lo hacen unas dos o tres semanas después que en el Perú. Acá los regalos no los trae Papá Noel, sino el Niño Jesús de Praga, que me parece tiene más sentido pues es el cumple de nuestro pata el barbudo. Acá no se come panetón, aunque se puede encontrar en los grifos Agip, que son italianos y tienen su oferta navideña italiana. Yo me compré mi rico panetonzazo Melegatti, tírenle un bisteck:

Los checos tienen su propio panetón, la Vánočka, acá les dejo un video donde sale cómo preparar una Vánočka con 9 trenzas, el único problema es que es en checo pero es video así que no molesten:
Video not available

Una cosa muy tradicional aquí, también, es la carpa.  Cuando hablo de carpa no estoy hablando de una carpa para acampar en La Cantuta, sino un pescado.  Las carpas se venden frescas y vivas en la calle:

Claro que los vendedores pagan por el espacio y el proceso es ordenado, es decir que no tienes a mil ambulantes vendiendo carpa, y las carpas están en unas tinas enormes con agua, puedes comprar la carpa viva y te la llevas a tu casa y la pones en la tina y tú solito la matas y la pelas (nótese que es el pez, no el perro que está sapeando):

O puedes comprarla ya fenecida a la amiga carpa:

La carpa se apana en pan, porque no se va a apanar en otra cosa pues, ¿no?, y se fríe, y se come, porque no la vas a freír para dejarla tirada y tenerla de adorno.  Yo, haciendo gala de mi no adhesión al pescado, comeré mi pedazo de lechón, que es otro de los contenidos peruanos de esta navidad en Praga.  Acá también comen un montón de dulcecitos navideños:

Y los mercados navideños son así:

Mercado navideño en la Plaza de la Ciudad Anciana

En esos kioskos de madera venden dulces, vino caliente con canela, galletas de gengibre, o kion, como decimos en Perú, manualidades navideñas, jodol (hot-dog) y chorizo así bien riqui, marca Zeman todavía, que es como decir Braedt.

Tengo la suerte que justo me visitó una amiga arequipeña la semana pasada, y me trajo Kola Escocesa, toffees y chocolates de La Ibérica, así que la mesa de mi hogar no sólo será peruana, sino que también tendrá su toque de arequipeña.  Además, la estrella del nacimiento, claro que aparte del niño Jesús, es un angelito de los nacimientos peruanos tradicionales tocando su zampoña.  Así que esto, junto con el panetón italiano, porque no pude encontrar peruano, es el touch peruano de la navidad checo-peruana en la casa de mi suegra.

Veselé Vánoce! Felíz navidá! Son los sinceros deseos de este, su humilde servidor.


Acá también hay caldo Maggi

 ¿Sabían que hay un plato que literalmente se llama ají de gallina en la comida checa?  El nombre en checo es Slepice na Paprice, y hasta se parece al nuestro en la foto:

pero quisiera centrarme más en lo que para mí, como peruano, significa cambiar de bolo alimenticio, y empezar a deglutir los olores y sabores de la comida checa y de los productos alimenticios del mainstream checo.

La comida checa se caracteriza, básicamente, por elementos comunes en la mayoría de sus platos como la carne de cerdo, las papas, harina de papa, los knedliky, o dumplings, como decimos los gringos, así como verduras como la col agria o chucrut, que ellos suelen llamar sauerkraut, pues esta gastronomía mantiene una estrecha relación con la cocina del sudeste alemán y de Austria.  Vale destacar que cada vez se come más carne de pollo y de res, como en el caso del Kuřecí řízek o wienerschnitzel o milanesa de pollo, o de posho, de acuerdo fonético según la variedad dialectal del español hablada por los habitantes de los territorios aledaños al Río de la Plata, o sea Argentina y Uruguay pues chochera, yunta, causa y adú.  Pero hay que mencionar que también se puede hacer milanesa de chancho, en este caso sería Vepřový řízek.

 

El plato más popular de la cocina checa es el popular Vepřo-knedlo-zelo, versión corta de vepřová pečeně s knedlíky a se zelím.  Básicamente es un chancho asado con knedliky o dumplings, que son una especie de pasta hecha a base de harina de papa y horneada, con este sauerkraut que les digo:

Particularmente, el plato que más me gusta es uno llamado Svíčková, o solomillo de res y crema.  Se trata de un pedazo de carne de res, específicamente lomo, pues svíčková significa lomo literalmente, bañado con una salsa hecha a base de zanahoria, perejil y crema de leche.  Aparte se debe echar arándanos, o cranberries, como volvemos a decir los gringos, y también viene con una rodaja de limón, pero el limón checo, que es mas grande que el peruano, aunque el peruano, o limón de pica, acá es conocido como limetka, así que también hay y te puedes hacer tu limonada como en Perú.

También otra comida que me gusta es una vaina que se llama  španělský ptáček o, para el pueblo, pajarito español.  Esto no quiere decir que le cortan el pajarito a un huevón español y lo asan, aunque las similitudes saltan a la vista:

lo que es importante destacar de este plato es que no tiene nada de pajarito porque son unos rollos de carne con salchichas y huevo.  Las salchichas acá son de muy buena calidad, incluso mejor que La Segoviana, La Preferida, y claro, Embutidos Popeye y Chiclín.

En cuanto a los postres, los que más me gustan son los Koláček, que son unas masas dulces con un poco de mermelada de fruta encima y las galletitas que hacen para navidad:

¿Y saben qué?  ¡TAMBIÉN HAY PANETÓN, CARAJO! Se llama Vánočka, pero es ligeramente diferente, así parece:

No sé cómo terminé haciendo un breve repaso de la gastronomía checa, pero yo sólo quería decirles que acá también hay caldo Maggi.