Moje hlavní stránka

Posts tagged “lima

Choledad

13600273_10157066414270364_1841152467163625852_n

Casera: véndeme una chirimoya Cumbe.  Pregúntame sobre mi vida, aunque sé que no te incumbe.  Pregunta por los años que pasé alejado de ti, por todas las veredas por donde se extravían los pasos que alguna vez grabé en el cemento fresco de un outsourcing municipal.  Hace tiempo que no tomo la Cuarenta Integrada, por más que me advierta sobre los peligros de los operativos de la policía de tránsito y que por eso ahora debe respetar los paraderos y que ahora también cuenta con cargadores de celular.  Pregúntame por qué ya no voy al mar, por qué ya no como Glacial, por mi marecita.  Las cajeras de Plaza Vea ya no tienen con quién discutir y las impulsadoras tienen sobrestock de panetones.  La panadería acumula los pedazos de budín y el jamón inglés de Braedt se remata por docenas.  Ahora ya toco el timbre para bajar de la combi.  Pregúntame por qué ya no compro tu caldo Ajinomen ni tu cera en pasta Emperatriz.  La verdad, casera, es que ando unos kilómetros fuera de Lima y Balnearios.  He tenido que cambiar tu manzana Delicia por el Apfelsaft.  He tenido que cambiar tu cordialidad por el self-checkout de Tesco y uno empieza a extrañar tu mandil lleno de pepas.  Extraño el olor a mango invadiendo todos los metros cuadrados de cualquier retailer peruano, acá el mango huele a tecnopor.  Extraño tu risa, tu alameda y tu Río Santa caudaloso.  Extraño que algo en el menú sea “atamalado”, que el mozo te sonría y que no te cobren las salsas.  Más aún, que el jabón líquido del baño esté en el pote de las salsas.  Extraño tu cómico ambulante y tu panca de choclo pisada al lado de la carretilla.  Tu rico higadito frito de a luca china.  Extraño tomar china de Larco a Benavides.  Sálvame, casera.  Limpia mis pulmones como el Alpamayo.  Que el sol de mayo me regale una cremolada de Kurich.  Esto no es armani, ni Esto es Guerra ni Combate.  Es el corazón de un peruano que late al otro lado de luna.  Es el packet loss del streaming de Radio Capital.  El que me arruina la hora del lonchecito.  Líbrame, por lo menos un ratito.  Sálvame de esta choledad.  Y como buen peruano, llegué tarde a la celebración.  Igual, feliz 28.


Tráfico aéreo

Video not available

Y es que en este momento estoy haciendo lo que no debería estar haciendo.  Debería estar haciendo mi presentación para mi curso de Marketing, lo que voy a estar a haciendo en unos momentos, luego de estar haciendo lo que estoy haciendo en este momento.

Y es que, realmente, me parece increíble lo fácil que es encontrar inspiración justo en momentos en que uno necesita aplicarla para otra cosa.

Pasaporte, pasaje, un segundo.  La máquina no agarra mi código de reserva y tengo que hacer la cola para chequear la maleta.  Al final, ¿realmente hay una diferencia entre la cola para los que hicieron el check in y para los que no?

Empiezo a renegar por los minutos en que no fumaré.  Miro las caras extrañas de la gente de sabe Dios dónde serán.  Se cruzan miradas, música que consideras una mierda y que no entiendes cómo ese huevón puede estar escuchando eso.  Le pides a Dios que despierte a Cerati y que se junte Soda Stereo.  Empiezas a sudar porque en el aeropuerto salen 10 pantallas y no sale el gate de tu vuelo en las mismas.  Vuelves a putear porque ese aeropuerto no es como el de Frankfurt, donde hay sendas cabinas para fumadores a lo largo y ancho de la zona de espera.

La primera conexión.  En ese aeropuerto sí hay zona para fumar, pero la cajita de 5×5 metros se rebalsa de fumadores que estuvieron puteando igual que tú, y que tampoco pudieron fumar, igual que tú.  Puta madre, cómo quisiera tomarme una Inca Kola, carajo.  Pagaría hasta diez soles por una botella de medio litro, como los que pagaba en el smoking bar del Jorge Chávez cuando podías fumar antes de tomar tu vuelo sólo con pagar esa cantidad de dinero por una botella de medio litro de Inca Kola, el VIP lounge de los pobres.

Empiezas a deslizarte en esas vainas que parecen escaleras mecánicas pero que son planas.  En el Jorge Chávez también hay, alucina, sólo que miden tres metros, en este miden como cuarenta.  Juras que vas a leer todos los libros que trajiste en tu mochila para el tiempo de conexión, pero, al final, no lees ni mierda.  Te quedas viendo la gente, te vas al gate donde te toca, porque juras que si estás parado ahí desde antes va a venir un empleado de la aerolínea para empezar el embarque más rápido.  Juras que si llegas primero te van a hacer un upgrade gratuito.  Pasas la manga, y empiezas a rezar que los que te toquen al lado no te caguen el viaje.  Ruegas que tu vecino no haya zampado su mochilón de andinismo en tu compartimiento superior.  Te gustaría leer El Comercio, El Bocón o Trome en vez de USA Today o el Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Una Coca Cola, una cerveza y una bolsita de esas almendras ahumadas.  Fideos con salsa roja.  Los capítulos de Friends no están ordenados bajo capítulos, están meramente al azar.  El formato ha sido adaptado para la visualización en el sistema de entretenimiento a bordo.  No quiero ver Stuart Little.  El Discurso del Rey, ya la viste veinte veces, qué chucha, es buenaza esa pela.  Notas, sin asombro, que no hay cine latinoamericano.  My Big Fat Greek Wedding.  Capitán de Mar y Tierra.  “Por favor, tengan cuidado al abrir los compartimientos superiores, ya que objetos pesados podrían caer.  Los artículos electrónicos podrán ser utilizados a partir de este momento”.  Si hago check in me van a sacar la mierda con el roaming de datos.  Otra conexión, y te vas derechito al baño porque había cola en el del avión.  No lees los libros que llevaste para la conexión, pero chequea el catálogo del duty free a ver si hay algo bueno.  Todo es más caro que el carajo.  Los de Business y First Class, así como los pasajeros con niños y/o personas mayores desfilan al avión primero que tú, al avión que, finalmente, te lleva a casa.  Un pendejo se zampó en el asiento que escogiste en el check in.  “Señorita, ¿ahora sí tienen Inca Kola?”.   Como el vuelo es corto, te sientas en la ventana.  Bienvenido a Lima, tierra del Ceviche y del Pisco Sour, de la mazamorra morada y del suspiro a la limeña.

Video not available


Epístola al Perú

Hay veces en que me pongo a pensar si, realmente, uno genera una conexión con el sitio donde nace, una especie de vínculo indeleble, una marca que perdura por los siglos de los siglos, per saecula saeculorum.

Hice sign up con el Perú, o sea contigo, en la segunda mitad de los ochenta, años difíciles por la hiperinflación y el terrorismo.  Soy de la generación que nació bajo el slogan “El Perú es un país de mierda”.  Y para serte sincero, mi vida no era ni por asomo el vía crucis que padeció la mayoría de tus ciudadanos durante esa turbulencia de precios que crecían de manera exponencial a la par con la pobreza y la violencia.  Tenía la suerte de poder usar flotadores importados en la piscina del Jockey, de poder disfrutar de una parrillada con mi familia en el interminable jardín de la casa de mi madrina, de poder ir a misa a la Iglesia de Fátima en Miraflores, de poder comer una hamburguesa en Pops, de escuchar los gritos de mi padre gritando “¡Punto Peruano!” desde la cocina.  Carajo, teníamos tele en la cocina.  Tenía la suerte de ir a la casa de Gerónimo, mi amigo del nido Isabel de Orbea, competencia del Little Villa, y poder bañarme en su piscina, así como jugar Nintendo y ver programas de la televisión gringa porque tenía antena parabólica.  De comer turrón de doña pepa del Club Nacional, de soñar de algún regalo que me trajeran mis primos porque se fueron de viaje a Miami, Disney y alrededores, de acompañar a mis papás a comprar a Wong, bueno, E.Wong en esa época, de tener una lonchera marca Rubbermaid y de sentir que me arruinaron la infancia porque mis compañeritos del Inmaculado Corazón me decían que se fueron de vacaciones a Estados Unidos o a Europa, mientras yo replicaba, ligeramente avergonzando, que mis papás me llevaron a Tacna y Arica.  Me queda claro que desde el primer momento de mi vida fuiste bastante generoso conmigo.

Corrían ya los noventa y esos que te hicieron tanto daño fueron parando poco a poco a la cárcel.  Todo parecía indicar que te ibas arreglando.  Teníamos una nueva moneda, llegaban productos que antes no llegaban, ya no hacíamos colas tan largas para comprar arroz, tenía Super Nintendo y Game Boy, y las mamás de mi colegio ofrecían el popular servicio del Choice Lunch, versión misia de la Cajita Feliz, o como decimos los gringos, Happy Meal, porque aún no había McDonald’s, aún no estabas tan bien parado.  Llegó el tiempo de sacarnos la mugre en los recreos con los taps, no faltaba algún hijo de puta que se había traído la máquina para hacer taps de Miami y te cagaba la ilusión de haberte sacado un super tap de Bugs Bunny en tu interminable bolsa de Chizitos, cuyo contenido, a excepción del tap, obviamente se iba directo a la basura, porque sólo querías el tap.  También estaban los huachafos que se habían comprado el ring de taps de plástico que venían con los chocolates Winter’s.  Sabían a mierda los chocolates Winter’s en esa época.  Épocas donde comer Kentucky o Pizza Hut era sólo para pitucos, y donde acababa de aterrizar Domino’s Pizza, y era la cagada porque algunos se alucinaban gringos porque era la pizza con que se cierra la película “Los Goonies”.

Nunca voy a olvidarme las inolvidables tardes en el Centro de Esparcimiento del Jockey Club, cuando empecé a jugar tenis, parecía que tenía futuro.  Mi papá me había comprado una caja de crayolas marca Crayola de la puta madre para el colegio, con mil colores, pero por alguna razón todo se fue a la mierda económicamente, ya en el Santa María alguna profesora me recriminó por el delito de no haber pagado la boleta, bajo la pena de no ir al espectáculo de Inca Kola en el coliseo, aunque no contaba con mi astucia de sacar la boleta recién pagadita, con lo cual el castigo pasó a ser el premio de ser inmediatamente repuesto en la fila, incluso llegando a estar primero.  Eran épocas en donde si no pagabas la pensión no podías ni dar los bimestrales.  Eran épocas del fenómeno del niño del 97, la crisis asiática, recesión, mi viejo perdió su chamba y tuve que irme a un colegio más acorde a nuestra realidad, el colegio a donde me iba a ir si me portaba mal.  Era como cambiar de un meche a un escarabajo parchado con radio Punto Azul bambeada y tubo de escape picado.  Mis compañeros más pudientes eran de Chama y Vista Alegre, mientras los menos, de Bolichera y Saint John of Looking Flowers.  No sabes cómo te agradezco infinitamente por eso, porque tuve la suerte de conocer gente de otros estratos socioeconómicos y de entender que no todo en la vida era tener amigos del Regatas, ya que al ser socio del Jockey no podía aspirar a pasar un fin de semana en La Cantuta o San Antonio, no podía comer Bembos sin tener que recurrir a mis papás para que me lleven y tampoco podía aspirar a practicar esgrima.

Empecé a interactuar mucho más con las computadoras, fui a Wilson por primera vez en mi vida y era como estar en el paraíso.  Eran mis épocas de adolescente donde hacía páginas web para poder comprarme mis CDs originales de rock peruano.  Así conocí a Mar de Copas, que fue probablemente el grupo que más escuché hasta hacerme adulto.  Recuerdo cuando me amanecía estudiando Historia, porque empezaba a estudiar a las 10 pm, me amanecía escuchando Radio Insomnio con Sergio Galliani, ya tomaba combi solo y generalmente tomaba una Todo Benavides, china a la 53, porque como no tenía Play Station me iba a jugar Winning Eleven ahí.  Muchas veces jugaba solo para poder practicar.  No puedo olvidar mi retiro de 4to de media, el retiro de la confirma, donde vi convulsionar a mis amigos, tocados por el espíritu santo.  Luego nos pasábamos la noche leyendo chistes rojos en las barracas sólo para hombres.  Mi mejor amiga se cagó de risa toda una sesión cuando le conté el chiste de “Aló, ¿está Agustín? No, estoy incomodín”.  Me sentí mal porque no me desmayé cuando me hicieron la imposición de manos.  Me confirmé, aunque luego pasé por un largo proceso de agnosticismo, hasta mi vuelta a la iglesia no hace mucho tiempo atrás.

Terminé el colegio, viajé a Tarma y Chanchamayo, me sentía la cagada porque empezaba a descubrirte.  Ingresé a varias universidades, de hecho pasé por la USIL y Cibertec, claro, menos de medio año en cada una, para luego luchar por lo que siempre quise hacer: estudiar en la de Lima.  Ingresé a la de Lima, ya tenía 18 años, empezaba a chupar con mis patas, y empezaba a valorar el hecho de saber que te juegas la mitad del sueldo de tu viejo por estudiar en una buena universidad.  Curiosamente la vida me hizo entender que el hecho de saber arreglar computadoras no te hace ingeniero de sistemas, y, al mismo tiempo, empecé a darme cuenta que me gustaba mucho interactuar con la gente, sobretodo cuando era parte del Equipo de Imagen de la universidad, donde mis sábados se pasaban en colegios y ferias educativas convenciendo a chicos no mucho menores que yo para que estudiaran conmigo, incluso llegué a compartir aulas con algunos de ellos.  Debo reconocer que mi principal motivación era que me regalaban el exquisito triple de pollo, jamón y queso de la señora Normita, antigua inquilina del kiosko del Pabellón C, de Estudios Generales, quien amorosamente me entregaba mi pedido, me llamaba por mi nombre, y no necesitaba decir palabra alguna para que me diera exactamente lo que quería pedir.  Me cambié a Administración, hice buenos amigos, disfrutaba yendo a clases, me sentía como pez en el agua.  Ingresé a AIESEC, empecé a destacar rápido por mi labia bastante particular, y porque, como lo principal era generar intercambios entre el Perú y otros países, conocer gente de todo el mundo, empecé a darme cuenta del país maravilloso que eres.  A veces no entendía por qué venía un pata de Finlandia, un chico de Alemania, o una chica de India al Perú.  Incluso sigo pensando que a veces puede ser muy chocante para un extranjero vivir en tí, por lo caótico del transporte público, por ejemplo, pero es que eres un país tan de puta madre, tan completo, diverso, que todas esas cosas pasan a un segundo plano.

Tuve la suerte de poder ir a Chile, mi primer viaje solo, para tratar de entender por qué supuestamente nos detestamos entre nosotros, y me llevé con la sorpresa que es, en mayoría, puro ruido mediático, y que poco a poco nos vamos conociendo más y que somos países bastante similares.  Luego pude regresar a Chile, y pude conocer Argentina y Uruguay, también promoviendo tu nombre como destino de intercambios.

Conocí a mi esposa, que es checa, luché por ella casi 3 años, sorteando la distancia, mis prácticas profesionales y segunda mitad de la universidad.  Conocí Europa, al principio te debo confesar que me quedé cojudo y, nuevamente, volvía a considerarte un poco como un país de mierda, atrasado, sin la variedad de yogures que visten los frigoríficos de los supermercados europeos, sin trenes, sin metro, sin un sistema integrado de transporte, pero sólo en ese sentido, porque en República Checa siempre me decían que eras un país muy bonito, incluso hay checos que te conocen mejor que yo, ¿puedes creerlo?.

Heme hoy, a seis meses de haberte pisado por última vez.  Tú sabes que esos últimos dos meses de ciclo de verano, de último ciclo fueron bastante difíciles.  No había noche que no se me cayeran lágrimas de los ojos porque, aparentemente, parece que uno aprende a amarte mientras más lejos está de ti.  Me preguntaba cuándo iba a volver, cuándo iba a escuchar de nuevo las puteadas de mis papás, cuándo me iba a volver a meter una borrachera espectacular con mis mejores amigos, cuando éramos Knox, Pipi, Klaus y yo.  Las interminables noches estudiando cálculo con el gordo Williams y con Armando Alegría, con la memorable destrucción de la Guía de Ejercicios #1 de Pipi.  Cuando nos cagamos de risa dos horas porque le dijimos al pobre mozo del Clubhouse de Palmas que el restaurante era una bomba de tiempo porque no tenía la señal de no usar ascensor en caso de sismo ni banda antideslizante en las escaleras, siendo un restaurante de un piso y al aire libre.  Daría la que fuera por comerme una bolsa de rosquitas y cachitos de mantequilla de esa panadería chiquita en la calle Huancavelica del centro de Lima, una empanada de carne y budín de yuca del Buen Gusto, un Bisteck a lo Pobre del Buen Sabor, o un señor plato de Sorrentinos de Ají de Gallina y Raviolones de Asado de La Bistecca.

Aquí, en la República Checa, tuve la oportunidad de enseñarle a los niños checos quién eres.  Pasaron miles en frente mío, y, cágate de risa, ha sido la experiencia que más me hizo aprender y sentirme orgulloso de ti.

Hagamos un trato.  Voy a sacarme la mierda en mi maestría y hacer lo imposible por regresar a ti luego de la maestría y devolverte todo lo que tu me has dado.  Tú, déjame volver a ti, bañarme en tus mares, leer las venas de tus ríos, volver a vivir un rato en tus paisajes, romper todos mis sentidos con tu gastronomía y volver a sentirte en plenitud.

Video not available


Los escolares checos aprenden sobre el Perú

Comparto una entrevista que me hizo el periodista chileno Gonzalo Núñez de Radio Praga, aunque debo señalar que no soy economista sino Administrador.

Pueden escuchar la entrevista AQUÍ

El proyecto Edison, de la asociación estudiantil internacional AIESEC, llevó durante cuatro semanas, desde fines de abril hasta mediados de mayo, la cultura de diversos países del mundo a las escuelas de enseñanza básica de la República Checa. Entre los países incluidos en esta edición del proyecto, muy bien representado estuvo el Perú.

Enseñar cultura global en las escuelas checas. Ese es el principal objetivo del proyecto Edison, de AIESEC, que en la presente edición estuvo integrado por representantes de 18 países. Entre ellos solo había dos latinoamericanos, el Perú y Brasil.

Pedro Gutiérrez, limeño recién llegado a Praga, que acaba de terminar sus estudios de economía en la Universidad de Lima, y que es miembro de la AIESEC desde hace un par de años, fue el encargado de enseñar la cultura, historia, geografía, gastronomía y actualidad de su país a los estudiantes checos.

Pedro Gutiérrez

Pedro Gutiérrez“Este proyecto recibió el nombre de Edison Project, es un proyecto generado por AIESEC, que es la asociación internacional dirigida por estudiantes más grande del mundo. Específicamente el proyecto quiere generar cultura global en los niños de las escuelas checas. Lo que se ha hecho en esta edición del proyecto, es traer a personas, voluntarios de alrededor de 18 países. La idea era visitar un colegio checo por semana y se hacían presentaciones de los respectivos países a los niños checos. Y había una especie de aldea global, todo el colegio iba y había mesitas de cada país, bailes, comidas, dibujos, fotos y todo esto”.

Los niños checos que participaron eran todos de enseñanza básica. Y ante casi mil de ellos, en total, repartidos en cinco colegios, Pedro Gutiérrez habló sobre las bondades de su Perú natal.

“Mi labor en este proyecto fue hablarles sobre el Perú a los niños checos. Hice una presentación donde traté de resumir lo mejor del Perú, y en el caso de que no fuera lo mejor, por la misma historia del Perú hay pasajes tristes también, pues la idea era presentarlo de una manera bastante didáctica, no meter el tema político, sino meterlo como hechos relevantes dentro de la historia del Perú. Les hablaba un poco acerca del tema económico. Tú sabes que el Perú en el año 89, mientras los checos tenían la Revolución de Terciopelo, en el Perú las cosas estaban bastante mal, teníamos una de las hiperinflaciones más altas en la historia del mundo y sumado a la historia del terrorismo, Perú era un país en desgracia prácticamente en el año 89. Era un poco enseñarles cómo ha sido la transformación del Perú de un país destrozado a un país que ahora está, no te digo dando la nota, pero está empezando a dar pasos grandes en temas económicos”.

Pedro Gutiérrez, egresado de la Universidad de Lima, disfrutó mucho hablándole de su país a los niños checos. Dice que la respuesta fue muy positiva, que los escolares no sabían mucho sobre el Perú, que alguna noción tenían sobre Machu Picchu, pero no podían situar las ruinas incas en ese país andino.

Ahora lo saben, saben eso y muchas cosas más, gracias a la labor de este economista que ha llegado a Praga movido por el amor y que tiene la intención de quedarse.


ZŠ Filosofská

Filosofská was the first ever primary school I’ve ever stepped at in the Czech Republic.  My mindset was to expect something different because public education in Peru is not precisely the best in the world.  My surprise was big when we had a big opening ceremony and all the kids were so nice at us, and they spoke English, because this school is very focused on teaching languages from the very first grades.  I also knew another neighborhood in Prague, Novodvorská, but thank god it wasn’t very far from home.  At first I was somehow nervous, because I’ve always thought that I wasn’t good with kids, mainly because patience is not one of my strong advantages, but surprisingly I left all my bad feelings behind, and I started trying to present Peru in the best way for those kids.

For instance, I didn’t know exactly which topics I shouldn’t have talked about, because if someone knows Peruvian history, there are happy moments, but very sad moments too, but I presented Peru as the magnific country that it is: a country that suffered with militart governments, state coups, hyperinflation and terrorism, but today is reknowned as a thriving nation, as a developing economy, that passed from having the world record of inflation in one day (8000%) to have the second lowest inflation in the world in 2008, after France.

So I started with Marca Peru, our country brand, because that’s what I want, I want them to recognize our country with its brand.   Then I started with some basic information about Peru, the Inkas, its history.  But I also talked about terrorism, that sick period of our time that thank god is no more present this days.  I showed them the video of car bombs in Lima, so they could understand the atrocity and violence of that period of the early 90’s, but I also showed them our finest hour, when the Chavin de Huantar elite group of the Peruvian Army freed the hostages of the Embassy of Japan in Peru, making, maybe, the best hostage release operation of the last times.  And then, our dances, our glorious Peruvian gastronomy, and some sport achievements, of course most of them in black and white, as so as our great Juan Diego Flórez.

And by the end of the days at this school, two kids asked me for an autograph, and this was the very first time that happened to me.  I told them to save that autograph because it would be valuable later on, and then I sang the Czech national anthem.  And I did it because I want to inspire them, to make them know they have a truly blessed land, and that I don’t teach them about Peru to encourage them to leave their countries and go to live to Peru, but to go to Peru, learn, enjoy, live experiences, and apply the best from Peru to improve that true “zemský ráj” called Česká republika.


Vote for Peru in the World Travel Awards

World Travel Awards

Peru has been nominated for several South American categories in the World Travel Awards, such as best South American destination with Lima and Machu Picchu and best gastronomy.

To cast your vote, just go to http://www.worldtravelawards.com/vote, register yourself, my personal tip is tu uncheck all the checkboxes, so you won’t get undesired newsletters, and then select South America and vote for Peru in the categories mentioned above and some other available too.


Lima Más Arriba | Lima from the air

One of the things I like the most about Lima is the infinite contrasts that my hometown has got.  Sea, coast, desert, hills, sand, palm trees, grass, slums, modernity, highways, highway holes, etc.  Everything that makes this 10 million people city look as is what it as, an emerging growing capital of an emerging growing country.

I invite you to watch this magnificent video with gorgeous picture of Lima take from the air:

Video not available


Peruvian Exports, Novalima and YourSingapore.com

Photo: Today in Peru

 

This is what I’ve been reading and doing the last 3 days.

According to the Commission for the Promotion of Peru for export and Tourism, PromPerú, Peruvian exports would register a growth between 8% and 9% this year despite the difficult international context.  Non Traditional Exports will also grow this year.

Now, about Novalima, this guys are a Peruvian band that blends Afro-Peruvian music with electronic, Latin rhythms and other contemporary genres.

The big news is that they have become the first ever Peruvian band to enter into the Billboard Top 10 in the World Music category.

To know more about them, here you can watch the video of Machete, one of their most known songs:

Video not available

Also, I’m just about to finish a presentation I have to make for college about what can Peru export to Singapore.   I was investigating the market and country brand and I found they recently changed their country brand, here is an interesting video of the logo transforming.

Video not available

Sources: El Comercio, yoursingapore.com


Second Line of Lima’s Metro will be underground

Video not available

My first time in a European subway was in Prague, if we don’t consider the S line of Frankfurt as a metro.  I was really surprised because Prague’s subway is really underground!

In Lima, believe it or not, the first metro line took more than 20 years to be finally built, due to the economic and political crisis during the late 80’s and 90’s, and also because the successive governments didn’t want to finish the metro.  Alan García, whose first government drove us into the worst economic situation of our republican history, won again the elections in 2006 and, miraculously, didn’t make a bad term.  Of course, his term wasn’t perfect, but it was way better than the first one, and one of his biggest projects was to complete the construction of this first metro line, still unconcluded.

Video not available
President García dancing “El Teteo”, his most popular dance move
 

Many say that made the inaugural ceremony of this first metro line before it was actually finished, because he made it just 2 weeks prior to pass the presidential torch to Ollanta Humala, and actually, the free operation with passengers called “white march” started in January 2012, when Humala was already in office.

Humala, when everyone thought he will make a twist to the left, surprisingly accommodated himself to the center.  He showed many signs of confidence to the businessmen, like mantaining the economic aperture and signing more free trade agreements.  He also decided to increase the public expenditure to fight back the economic crisis that is affecting the USA and EU, major business partners of the country.  One way to perform this is investing in infrastructure, ergo, the second line of Lima’s metro system, and this time will be completely underground, not like the actual one, which is aerial.

I think this measure is more expensive, of course, but it will minimize the space impact and will allow more traffic flow.

Peru is now considered as one of the BRIC countries, and I think this measure reaffirms that.


Peru je pro každého a každý