Moje hlavní stránka

Lucky 7

Sé que este relato lleva nombre de casino de la Av. Aviación, pero no. Hace un par de meses decidí acabar con mi vida anticipadamente. Recuerdo que sólo me había matriculado en 6, pero siempre uno haciéndole caso a los amigos que decían “nooo si Personal ni cuenta.”
Hace 2 meses que no duermo bien. Bueno fuera que por los ronquidos de mi viejo. No duermo bien porque sigo planificando mi agenda para los próximos 2 días, y cada día que pasa es lo mismo. Recuerdo haber resuelto un ejercicio de Kolmogorov Smirnov en mis sueños. Atrás quedaron las libidinosas fantasías con Luciana Salazar y Julieta Prandi. Ya ni para eso hay tiempo. El tiempo se ha convertido en mi oro negro. Cada ciclo que pasa me quejo del poco tiempo que me queda para dedicarme a otras cosas, como estudiar francés o hacer deporte, pero siempre termino siendo masoquista. Cada vez que veo a un puto ejecutivo en la calle, me digo a mí mismo: “Apúrate que otro huevón va a usar terno y nextel antes que tú”. Es increíble ver como un pedazo de tela y un aparatito de mierda pueden hacer cambiar tu cosmovisión. Y yo sigo con mi cara de canuto precocido. El silencio de las noches es como llegar a la meseta, y un pucho en el baño de la empleada es un pedacito de cielo, claro que con nubes de nicotina y alquitrán. Y sorprendentemente sólo jalé una integrada, y otra me saqué 18! ¿No se dan cuenta que ahora el Power Point define nuestros destinos? Ahora hay que hacerse amigos de Chepepe y de Kike para pagar menos en ABC. Y por supuesto, ya me metí en un seminario. Todo lo que hay que hacer para evitar una bica.
Y yo aquí, siendo siervo de una computadora que no me deja concentrar. El cuerpo no me da más y encima la dieta hace que, realmente, pueda escuchar a mi estómago pidiendo comida como si fuese un niño pobre del África Subsahariana.
Espero que al final del ciclo alguien se digne a recogernos, a mí y a mi estómago, con una cucharita de plástico del McDonald’s. Y espero poder dejar de escuchar la maldita frase “Pedro, acuéstate ya”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *