Moje hlavní stránka

Felíz Navidá

Faltan horas para que sea noche buena, una vez más. Es uno de los días más bonitos para mí porque por lo menos la gente hace el intento de estar en familia. No olvidemos que la familia es la base de la sociedad. Regalos no espero muchos, porque ya tengo mi viaje al país del sur, pero si espero el rico pavo, panetón, y la inexplicable costumbre que tenemos los peruanos de tomar chocolate caliente en verano. Los regalos que más recuerdo son el cassette de Tom y Jerry de Super Nintendo y una computadora de juguete que me regalaron cuando tenía 8 años. Pero lo que me hace sentir más nostalgia son los cuetes. Una muestra de que los peruanos tenemos que esperar a que suceda una tragedia de gran magnitud, como fue Mesa Redonda, para que las cosas tengan que cambiar, perjudicando a los que disfrutábamos de la pirotecnia. Si hubiesen vendido los cuetes en lugares con las debidas medidas de seguridad, o si por último no hubiesen dado demostraciones gratuitas de detonantes en una calle plagada de gente y rodeada por montañas de cajas de más y más detonantes, no tendríamos que lamentar la muerte de 400 compatriotas, y no nos quedaríamos sin cuetes. Da gusto ver ferias como El Torero que todo lo tienen en orden. Me da mucho gusto ver como la gente consume cada vez más, eso es un buen indicador macroeconómico, la gente tiene más plata y consume más, y cada vez mas muchachos de 18 años tienen trabajo en tiendas por departamentos por la fuerte demanda de la campaña navideña. Aunque todavía falta mucho por resolver en materia de pobreza en el Perú, creo ver que esta se va reduciendo año a año, a goteo si quieren, pero se reduce al fin y al cabo. Quién sabe si la nota lúgubre la dio Wong con la inesperada venta a los chilenos. Si hablamos en términos de venta, no fue una mala venta porque los Wong vaya que salieron ganando, ahora son de los 3 mayores accionistas de una empresa que factura mas de 7000 millones de dólares en ventas anuales como Cencosud, pero sin embargo, Wong dejó de ser una empresa familiar para convertirse en una empresa de la gente. Yo espero que este cambio sea para bien, para demostrar que algo en el Perú se puede exportar a latinoamérica. Siendo honestos, el único mercado que tiene el Perú para invertir es Bolivia, y creo que con la alianza de Cencosud se va a poder llevar esta idea a muchos más países de la región. Se viene navidad, 3 días de infinita comida, y los preparativos para el año nuevo. Año que empiezo saliendo a otro país después de muchísimo tiempo. Conoceré el Chile de verdad, no Arica, que es lo único que conocía, y para un peruano es difícil decir conozco Chile porque fui a Arica. No te digo un adiós, estrellita del sur, porque pronto estaré a tu lado otra vez. Pero bueno…esto será tema de el último post que escriba antes de partir al aeropuerto.

Este blog no tiene mucho tiempo de vida, en él trato de expresar algunas situaciones cotidianas de mi vida y dar mi opinión sobre temas de actualidad.
No olvidemos que la navidad, además de celebrar el nacimiento de Cristo, es una fiesta donde las personas deben compartir, estar en familia y verse luego de un año de haber mandado remesas del extranjero, sufriendo como solemos hacer los peruanos para salir adelante.
Que toda la blogósfera peruana tenga una feliz navidad, y que sus regalos sean cheveres, y sino, hagan de cuenta como si lo fueran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *