Moje hlavní stránka

El dúo Roca Rey

Hoy fui al festival en Acho. Toreaban dos hermanos, uno de 21, Fernando, amigo mío del colegio, y el otro era Andrés, un chiquillo de 11 años que ya torea. Era el debut en Acho del último, sino me equivoco. Le pegaron su revolcón, pero demostró una valentía que no muchos tienen, aún siendo mayores. La nota anecdótica la dio una antitaurina, justo antes de que el Andy matara a su becerro. “Asesinoooooooos, asesinos de mierdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa”, previa esparcida de volantes. Si salió viva de la plaza es porque en Acho no nos rebajamos al nivel de violencia que utilizan ellos. Digo yo, si el anarquismo profesa el “prohibido prohibir”, ¿quienes son ellos para prohibir las corridas de toros? ¿O acaso yo me meto a esparcir volantes en contra del punk en el Bar de Bernabé?
Los demás toreros, como Barrera, Mendes, Gil y Gallo, demostraron saber con la muleta. El penúltimo de la tarde lo toreó David Galán, el hijo del gran Antonio José Galán, muy amigo de mi padre y un torero extraordinario y fuera de lo común, además de excelente persona. Muchas veces los hijos que se dedican a la misma profesión de sus padres tratan de diferenciarse de ellos. Este no, era el émulo de su padre. Nos hizo emocionarnos a todos. Luego de una faena soberbia, decidió matar sin muleta, sólo con un sombrero que alguno del público le alcanzó. A la 2da le ligó y le otorgaron una oreja. Para cerrar la tarde, mi pata Roca Rey se reencontró con su mejor época y cortó 2 orejas. En algunos años veremos a Andrés Roca Rey, “El Andy”, convertido en una de las máximas figuras del toreo peruano. De eso no tengo duda. Necesitamos de eso para seguir con la fiesta brava. Vamos a Toros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *