Moje hlavní stránka

Corazón Partío

Ayer fue el santo de mi tía Rosa. Luego de batallar entre un océano de autos en Benavides, logré bajarme en el Parque Reducto para irme caminando hacia 28 de Julio y llegar a la casa. Como siempre, toda la socialité de Lima en el acostumbrado té de tías por el santo de mi tía Rosita. En verdad no me disgusta para nada. Las orejas de chancho y los alfajores, mas los relámpagos de San Antonio, la coca cola y la chela de mi prima hacen que todo fluya. Me gusta porque esos pocos eventos familiares hacen que me reúna con mi familia, dispersa por el orbe. Ahora se que es probable que pierda una semana de clases porque mi prima Verito que vive en Inglaterra se va a casar con un australiano y que el matrimonio va a ser en Agosto en Arequipa, y yo justo iba a estar en Arequipa para esas fechas. Luego de las acostumbradas estupideces que suelo decir para que la gente se ría, se me vino a la cabeza, cual rayo, el partido. “¡El partido carajo!”.
La salita del segundo piso parecía expresar la premonición de nuestra derrota. Fue un partido duro e incesante, y yo sé que nuestras chicas dieron todo, no se les puede reprochar nada; pero vamos….No es bonito quedarse fuera de las olimpiadas en la casa. No es bonito viajar a Chile, sabiendo que tu país fue humillado en un escenario donde no debió serlo. No es bonito saber, que por culpa de dirigentes incompetentes y por un entrenador que ni dirige a un equipo de voley en 10 años, Perú tiene que volver a resignarse a hibernar en materia olímpica.
¿Saben en cuantas disciplinas participó Perú en Atenas 2004? En seis.
¿Saben cuántas disciplinas estuvieron representadas por sus dirigentes sentados como espectadores? TODAS.
El Perú no se merece esto.

No es bonito irme de viaje con el corazón partío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *