Moje hlavní stránka

Castillos en el aire


No es que haya estado dormido o muerto, estoy contando los días para que acabe el ciclo. Es un poco más de la media noche, y con acontecimientos importantes como el terremoto en Chile o el partido de Perú contra brazil me distraigo un poco.

Ahorita estaba tratando de bajarme algunas canciones del nuevo disco de Angels and Airwaves, para escucharlas en el MP4 mientras intento dormir, una actividad que me es escasa hace mucho tiempo. Y si sumamos los ronquidos de mi padre, el resultado es casi un numero imaginario.

Luego de haber sido seleccionado por un banco importante y haberles hecho el pare, para no dejar mis estudios, me di cuenta, por vigésima vez, lo importante que son los estudios, y más importante cuando son realizados en una universidad cara para el modus vivendi del peruano promedio, como la de Lima.

El proceso de selección me hizo olvidar los estudios, el pertenecer a una organización internacional como AIESEC, mis amigos, mis proyectos, todo. El más puro estilo del homo economicus. ¿Nunca han sentido que cuando están a punto de empezar en un nuevo trabajo, en la mente uno se hace castillos en el aire con la plata, y al final algo pasa que todo sale mal?

Eso siempre me pasa. Me hago muchos castillos en el aire. Paulo Coelho no es más que un autor de libros de autoayuda. Su confabulación del universo para realizar los sueños de la gente no es más que un simple devaneo de la aurora boreal. Creo que la liquidez de los sueños causa el mismo efecto que algunas sustancias psicotrópicas ilegales, de las que no pienso consumir.

Me da pena a veces ser tan cabulero y olvidarme de mis sueños. La vida es así, te baja más rápido que una S en el Jockey Plaza.

Tú, cibernauta desconocido, que por un accidente de la red viniste a parar aquí, porque no creo que lo hayas hecho por voluntad propia, y porque no sabes que escribir en 2da persona me parece huachafazo, detente un toque y piensa en tu vida ahora.

¿Llevas 7 cursos, estás mal en conta o tu mejor amigo se va a largar 4 meses a USA a chambear, te dejó sin casa en Asia y encima, te hace rabiar porque tu papá no te pudo pagar la gracia?

No, entonces tienes suerte de no ser yo. Sueña.

No sé que carajo intento decir en este artículo. Me hace recordar esa escena de Sexto Sentido donde el chibolo escribía todo sin pensar, escribía nomás.

Ahora voy a jatear, porque me cago de sueño. Voy a dormir en los brazos de Morfeo.
Voy a ver si mi capacidad de soñar no se convirtió en un cuello de botella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *