Moje hlavní stránka

Archive for enero, 2011

El Cowboy de Stádlec


Fue ahí donde caminé entre estrellas. Fue ahí donde caminé con ella. Fue ahí donde trabajé la tierra que entierra las reminiscencias de los malos espíritus. Donde me puso la camisa de su padre, y me transformó en cowboy. Donde alguna queja por el agua de la laguna artificial fue puesta en descubierto, donde mi mente quedó en estado desierto, donde la paz no me abstuvo. Tuve que hacer señales de humo, y se iluminaron las lenguas. Tuve que ceder mis ideas, y se dieron las treguas. Tuve que formar parte de la familia por pascua. Mientras caminaba dejaba una estela de césped removido. Mi estilo de vida quedó en el pasado. Y abrazado de ella dormí en un eterno limbo. Caminé por los pedregales que han visto pasar romanos. Las laderas renacen después del invierno. Bajo el celeste absoluto del atardecer de un pequeño pueblo de Bohemia meridional quedé absorto. La nada era una constante, la traquilidad radiante y el folk cobraba sentido. Sentido pésame para mi aburrimiento cotidiano. El meridiano se dobla y se asoma la figura de un pequeño bar enclavado en Europa central. Central fui para sus primos que, haciendo gala de la tradición, trataron de embriagarme con los licores locales. Fui local en la cancha, claro está. A viva voz fui Don Pedro. A viva voz fui eterno. A viva voz grité ser su lado, su mitad, su alma gemela. Y a viva voz lo vuelvo a gritar. Cual oso, empiezo a despertar de la hibernación. Mi corazón exhala la temperatura actual de Ruzyně, por más que esté en otro solsticio. Las finanzas me verán partir al día siguiente. Surcaré dos mares nuevamente. Radiante ella estará en el aeropuerto, y el momento del volver detendrá todos los relojes. Mi ser nunca se fue de ahí. Ahí está, hasta hoy en día. Mi cuerpo sólo vuelve a calzar su alma, quizás flotando por algún rincón de su habitación, en alguna hectárea de un área conocida como Ciudad del Sur.