Moje hlavní stránka

Archive for febrero, 2008

Metro de Santiago: Estación Tobalaba

Video not available


No te digo un adiós, estrellita del sur.


El 13 de enero llegué a Chile, después de mucho tiempo, y a Santiago por primera vez. Necesitaba mucho los vientos de otro país. Chile me abrió sus brazos de la mejor manera, no le importó que fuera peruano, no era el tipico peruanito que les iba a robar el trabajo, sino todo lo contrario, iba a trabajar por Chile.

Almuerzo, vino, bilz, pap, y once, compuesto de pan ayuya por doquier. El centro de Santiago se asomaba por las ventanas del carro del papá de Valentina, o guatón, como cariñosamente le llamaba su esposa. Luego de pasar por Pudahuel, comuna que hospeda al aeropuerto, el centro me mostró atisbos de la ciudad que yo queria ver. Fuimos a recoger a la hermana que acababa de regresar de Chiloé, de haber curado dientes y muelas de pobladores a cambio de almuerzo, de haber hecho algo por Chile. Su enamorado era hijo de Mariano Puyol, un conocido jugador de la U de Chile. Si soy de la U acá, seré de la U de Chile también…DALE LEÓN!

Llegué al Terminal Alameda, con una arquitectura muy peculiar. Luego de comprar los pasajes para Valdivia, y de esperar hecho un manojo de nervios al argentino (por quien habia pagado el pasaje), apareció el popular cocker, y nos fuimos a fumar un par de cigarros a la zona de espera, mientras tomábamos unos vasos de bilz y comíamos unas galletas McKay. Llegó la hora de subir al andén, y me trepé a la mayor aventura de mi vida, yet. El excelente servicio a bordo de TurBus consistió en una mantita y una almohada…ni un cafecito en el desayuno. Pero al menos el bus era nuevo. Llegué a Valdivia y todo mi feeling fue in crescendo. Integré un grupo humano estupendo, me hospedó una persona A1 como Osvaldo, propietario de “Los Vecinos”, el sanguchón de Valdivia…para más información entren a www.losvecinos.cl
Estuve en la Universidad Austral de Chile, ahí se desarrolló el evento, en su campus de Isla Teja, un campus enorme, de 40 hectáreas…se quemó un edificio y ni siquiera nos enteramos.
Conocí gente de casi 10 países, dormí 3 horas por 2 semanas, probé una cerveza muy buena como la Kunstmann, me gané con las valdivianas pelo lais, que son las valdivianas pituquitas, hice de todo. Los chilenos son linda gente, hermosa. Me da tanta rabia que nos tengamos que pelear tanto entre países. El mundo sería perfecto para mí si fuésemos el mismo país. Perú, con su cultura, su comida, sus regiones, sus bailes, sus playas, sus montañas, su amazonía, su biodiversidad, y Chile, con sus metros, su orden, su industria, sus negocios, su respeto por las cosas…seríamos lo mejor del mundo.

Me fui a Santiago y, a las 2.30 am, en un descampado, entre sueños oí que algo pasaba…abri los ojos y se había malogrado el bus. Demoraron mucho en arreglarlo, pero lo hicieron. Cuando llegupe al terminal, tenía miedo de viajar con las maletas en metro. Pensé que era como acá…¡QUÉ EQUIVOCADO ESTABA! El metro de Santiago es lo máximo, la cagada en 7 tomos!!! Me enamoré de ese metro,cuando miro mi tarjeta bip me pongo a llorar y me quiero cortar las venas! Me quedé en una zona muy bonita, el límite de Providencia con Las Condes. Conocí gran parte de Santiago, hasta Puente Alto. Aunque, siendo grande Santiago, me animo a decir que Lima es no más, sino mucho más grande que Santiago. La extensión de Lima es ENORME, desde el avión es cuando uno mejor se da cuenta de lo grande que es Lima, que según la UNESCO es la 14va ciudad más grande del mundo (CLICK ACÁ), mientras que Santiago es la 42.

La comida: Lo mejor fue el pastel de choclo y las empanadas de Pino. De tomar, mote con huesillo. Aunque no hay que ser falsos…el Perú se la lleva de encuentro.

El Pisco: Los chilenos reconocen que nos robaron el pisco, y algunos se jactan de eso. Y es verdad, nosotros por huevones nos lo dejamos robar. El suyo es de color amarillento, y con un sabor muy distinto. La verdad, siendo imparcial, el pisco peruano es superior por donde se le mire.

Las chilenas: Hay de todo, aunque las pelo lais son muy bonitas.

¿Nos odian?: Yo diría que no. Yo me llevé muy pero muy bien con los chilenos y quiero regresar a Chile para seguir paseando. Al chileno le revienta el peruano que cobra la mitad que él y le quita el trabajo..SIN EMBARGO, aman a las nanas peruanas porque trabajan y cocinan muy bien…y las chilenas no quieren hacer ese trabajo.

¿En qué nos ganan?: Orden, desarrollo, transporte urbano..aunque tampoco es que nos saquen la mierda…el Perú esta siguiendo los pasos de Chile y está pasando por lo que pasaron ellos 10 años atrás.

Le tengo un gran cariño a Chile, quizás demasiado para ser peruano, pero con este viaje aprendí que muchas de las cosas que se dicen en la prensa son mentiras. Pasé 3 semanas de mi vida de una manera increíble, con gente increíble en un lugar increíble. Viva Chile mierda!!…y viva el Perú carajo!